Montar a caballo: 5 ventajas de la equitación

Montar a caballo tiene un encanto único. Desde pequeños vemos en las películas a personajes montando a caballo y todos sentimos curiosidad por hacerlo, al crecer de alguna forma se le vincula a carreras de apuestas pero, realmente, cualquiera puede montar a caballo y obtener beneficios interesantes.

La equitación, además, permite conocer mejor a una especie que merece un mejor trato y consideración, los caballos son animales nobles, leales y con una capacidad de aprendizaje increíble. Te mostramos ahora 5 razones por las que debes montar a caballo.

Montar a caballo

Beneficios de montar a caballo

Quemar calorías: A la par de muchos otros deportes conocidos, montar a caballo te permitirá quemar cientos de calorías. Para esto, es importante realizarlo como práctica regular por al menos 1 hora, así como combinarlo con una vida sana, evitando el sedentarismo y una mala alimentación. Al montar a caballo, el cuerpo se exige más de lo que parece y este esfuerzo logra que se convierta en un ejercicio integral de rendimiento medio como entrenamiento corporal.

Coordinación y reflejos: Mientras se llevan las riendas como jinete del caballo, la persona requiere esforzarse para mantener o definir la dirección, exigirle al animal subir o bajar la velocidad implica también un esfuerzo constante del jinete, todo ello contribuye a mejorar el sentido de equilibrio, coordinación y reflejos.

Compañerismo: Muchos niños que son cerrados o introvertidos, logran comunicarse mejor luego de iniciar prácticas de equitación. Los caballos son animales de compañía que deben ser valorados, muchas veces este vínculo alcanza niveles similares a los de un perro, que siente cuando su amo regresa y se deprime al verlo marchar o pasar tiempo sin verlo.

Relajación en la naturaleza: Cualquiera que haya disfrutado de montar a caballo, coincidirá en que es un excelente recurso contra el estrés, sobre todo si se hace en la naturaleza, a campo abierto. Respirar el aire del campo mientras cabalgas a lomos de un caballo, es algo que te desconecta de obligaciones, compromisos, problemas personales o familiares, sirviendo también como parte del descanso necesario, nunca similar a la siesta pero sí como descanso de la rutina, el trabajo físico pesado y la asistencia puntual al trabajo o universidad.

Montando a caballo ventajas
Diversión: Es un punto que salta a la vista pero merece mencionarse. Ir sobre un caballo te brinda una sensación de libertad incomparable. Puedes crear retos como cubrir una distancia en determinado tiempo y probarlo, ir mejorando hasta conseguirlo, esto además de poder aprender a saltar obstáculos e incluso hacer que el caballo simule un baile.

Como cierre, debemos recordar que al comienzo se requiere esfuerzo y disciplina para aprender a montar bien a caballo. Algo tan positivo necesariamente implicaría trabajar para sacar el máximo provecho. Sin embargo, al igual que montar en bicicleta, a medida que vamos aprendiendo notamos que todo se va haciendo más fácil y divertido.

 

No solo se trata de una actividad física o trote sobre el caballo, puedes disponer una caminata y el animal seguirá el paso que le ordenes, algo que se convierte en una experiencia mágica si puedes desplazarte sobre un caballo a orillas de la playa o en un camino boscoso.

Deja un comentario